Adalberto Álvarez, Caballero de la esperanza

16 Abr, 2016 por Yanetsy León González

Camagüey.- Adalberto Álvarez anda la ciudad con el beneficio de la primicia, porque en cada visita algo le sorprende, y a cambio del elogio emprende acciones de gratitud como la de este viernes, con su paso por los servicios de onco-hematología del Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña.

En plena tarde calurosa llegó para obsequiar juguetes, confituras y objetos útiles a niños hospitalizados en áreas de estadías prolongadas, que llegan a convertirse en la segunda casa para pacientes y familiares.

El Caballero del Sonaseguró sentirse muy bien por saldar esa deuda consigo mismo y dijo entregar “todo con mucho amor y con el deseo de la pronta recuperación. Cada día que pasa es un día de esperanza, un logro de la Salud”.

Como antecedente recordó la experiencia de compartir con niños en el Centro Provincial de Equinoterapia Jardín de Sueños, en 2010.

A la donación precedieron interpretaciones de temas infantiles por Liudmila Pardillo con el acompañamiento del guitarrista Michel Hernández, y las ocurrencias de los payasos Florecita y Cebollita, todo con la animación de Yuri del Río.

“Estos momentos son cotidianos para nosotros. Si se trata de una personalidad como Adalberto, es un ratico más que esperado para quienes están aquí por el drástico diagnóstico. Alegrar a los niños y acompañar a las madres resulta vital”, enfatizó a Adelante Yordanka de Armas, jefa de la Sala de Oncología pediátrica, quien, de conjunto con la enfermera Noevia Riera Pérez, con 43 años de labor, reconoció el parentesco del alma con ingresados y parientes.

Adalberto Álvarez confirmó a la prensa la realización por estos días de un documental a su padre Enrique “Nené” Álvarez, quien cumplirá en junio 90 años de edad, y sigue al frente de la orquesta Soneros de Camacho.

Aun sin irse planea regresar dentro de dos meses para seguir las coordinaciones de la Fiesta del Tinajón del 2016 y disfrutar, como ha sido habitual en un espacio de la Casa de la Trova Patricio Ballagas, donde acaban de inaugurar La Esquinita del Caballero, uno de sus lugares entrañables de la ciudad.